Nueva variante de covid: esto hay que saber sobre su propagaación

Cada vez hay más preocupación en torno a la variante EG.5 de la COVID-19. Este mes, se volvió la cepa dominante en Estados Unidos y la Organización Mundial de la Salud la clasificó como “variante de interés”, lo cual significa que tiene cambios genéticos que le dan una ventaja para propagarse y que su prevalencia está en aumento. Entonces, ¿qué tanto debería preocuparnos?

Si bien una enfermedad grave en adultos mayores y en personas con problemas de salud siempre es una inquietud, así como lo es la covid persistente en cualquiera que se contagie, los expertos afirman que la EG.5 no representa una amenaza importante, o al menos no mayor a la que plantea cualquier otra variante de interés en circulación.

“Es una preocupación que va en aumento, pero no parece ser muy diferente a lo que ya ha estado circulando en Estados Unidos durante los últimos tres o cuatro meses”, aseguró Andrew Pekosz, profesor de Microbiología Molecular e Inmunología en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins. “Así que creo que eso modera mis inquietudes sobre esta variante, en este momento”.

Incluso la OMS declaró en un anuncio que, con base en la evidencia disponible, “se calcula que el riesgo que plantea la EG.5 para la salud pública es bajo a nivel mundial”.

La variante se identificó en China en febrero y se detectó por primera vez en Estados Unidos en abril. Es descendiente de la subvariante XBB.1.9.2 de ómicron y tiene una mutación notable que le ayuda a evadir los anticuerpos desarrollados por el sistema inmunitario en respuesta a variantes y vacunas anteriores. Esa ventaja podría ser la razón por la que la EG.5 se ha convertido en la cepa dominante a nivel mundial y los casos de COVID-19 están de nuevo en aumento.

Esa mutación “podría significar que más personas sean susceptibles al virus, ya que puede evadir mejor la inmunidad”, señaló Pekosz.

Pero la EG.5, que también es conocida como Eris, no parece tener ninguna capacidad nueva en lo que respecta a su grado de contagio, sus síntomas o su probabilidad de provocar una enfermedad grave. Las pruebas diagnósticas y los tratamientos como el Paxlovid siguen siendo efectivos contra ella, sostuvo Pekosz.

Eric Topol, vicepresidente ejecutivo de Scripps Research en La Jolla, California, dijo que no le preocupaba demasiado esta variante; sin embargo, agregó que se sentiría aún mejor si ya estuviera disponible la nueva fórmula de la vacuna, cuya distribución se prevé para el otoño. La inyección de refuerzo actualizada se desarrolló con base en otra variante con una genética similar a la de la EG.5. Se espera que esta brinde una mejor protección que la vacuna del año pasado, que combatía la cepa original del coronavirus y una de las primeras variantes de ómicron, que es muy lejana a la versión más reciente.

“Mi principal preocupación es por las personas en alto riesgo”, comentó Topol. “Las vacunas que se pusieron están muy alejadas de donde está el virus en este momento y hacia donde se dirige”.

Los expertos les temen más a otras variantes emergentes que tienen la misma mutación de la EG.5 que evade las defensas del sistema inmunitario, además de otra mutación que hace que el virus sea más transmisible. Los científicos apodaron a la combinación de estas mutaciones “FLip”, ya que en inglés la palabra significa “voltear”, y en este caso, estas mutaciones voltean las posiciones de dos aminoácidos catalogados con las letras F y L. Si bien estas variantes FLip solo conforman una pequeña proporción de los casos actuales de COVID-19, podrían detonar un mayor aumento de contagios en los próximos meses.

“En general, me preocupa mucho el ritmo de la evolución del SARS-CoV-2”, reconoció Trevor Bedford, profesor en la división de vacunas y enfermedades infecciosas del Fred Hutchinson Cancer Center. “Ninguna variante por sí sola ha causado muchos estragos, pero la acumulación general de estas mutaciones está teniendo un impacto significativo”.

Otra nueva variante que los científicos están siguiendo con atención es la BA.2.86. Descendiente de una variante ómicron diferente, se ha confirmado la relación de la BA.2.86 con siete casos de covid en todo el mundo, pero los expertos sospechan que esté más extendida.

Los científicos están particularmente preocupados por esta variante debido a la cantidad de mutaciones que porta. Muchas de estas se encuentran en la proteína de la espícula, que es la que usa el coronavirus para infectar células humanas y la que usa nuestro sistema inmunológico para identificarla. Según Jesse Bloom, también profesor del Centro Oncológico Fred Hutchinson especializado en la evolución de los virus, las mutaciones en la BA.2.86 representan “un salto evolutivo similar en tamaño” a los cambios de la primera variante ómicron en comparación con la cepa de coronavirus original.

Aun así, muchos expertos han instado a la gente a no entrar en pánico. Todavía es muy pronto para saber si las vacunas y otras formas de inmunidad preexistente serán ineficaces contra la BA.2.86, o si la variante será más contagiosa o provocará una enfermedad más grave.

En un correo electrónico a The New York Times, Bloom escribió: “Un escenario posible es que la BA.2.86 sea menos transmisible que las variantes actuales y, por lo tanto, nunca se propague ampliamente. Este es el destino de la mayoría de las nuevas variantes del SARS-CoV-2. Sin embargo, también existe la posibilidad de que la variante se propague ampliamente. Tendremos que esperar a tener más datos para saberlo”.

Dana G. Smith es periodista de la sección Well, donde ha escrito desde terapia psicodélica hasta tendencias de entrenamiento físico y la COVID-19. Más sobre Dana G. Smith


Source link

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top